Saturday, May 26, 2018
HomeActualidadPintar el tango

Pintar el tango

Bettina Costa

Bettina Costa es una pintora argentina autodidacta, residente en Suiza desde el 2000. Ha realizado varias exposiciones en Argentina, España y Suiza. Actualmente pueden verse varias de sus obras en el hotel Euler de Basilea.

Por: Kathy Eisenring

Pocos ritmos musicales resultan, una vez captados en una imagen, tan sugestivos como el tango. Una pareja de tango en uno de esos gestos sublimes, sensuales y febriles dibujan una imagen altamente evocadora. Bettina Costa ha hecho de ello su arte, un desfile en collage, acrílico u otras técnicas de esos giros, esa expresividad de los cuerpos, las siluetas unidas para embeleso y placer de quien las observa. Esta argentina, nacida en Rosario y residente en Suiza desde el 2000, asegura no saber bailar tango y, sin embargo, cuán habitada está por él! Hija de Aldo Costa, reconocido dibujante y pintor argentino, abrió no sin esfuerzos una brecha para imponer su arte. El resultado es una obra cargada de madurez y autenticidad digna de todo reconocimiento.

¨Siempre quise estudiar en Bellas Artes. Pinté desde niña, pero creían que no lo necesitaba, creían que mi padre me ayudaría y que eso bastaba… Pero, aunque me duela decirlo, él no hizo nada por mí. Si aprendí algo de él fue mirando lo que hacía. Luego me dijeron en Bellas Artes: Pero, ¿y qué harás después, de qué vas a vivir?¨ Así que estudié informática en la universidad, además de hacerme traductora de inglés. La pintura la dejé abandonada durante todo ese tiempo.

Cuando acabé los estudios me fui de la ciudad para cortar el cordón umbilical y entonces conocí a una artista que fue determinante para mí . Empecé haciendo naturalezas muertas y ella vio que me dividía entre el realismo y lo abstracto. Me dijo algo importante que jamás olvidaré: ¨Si quieres pintar algo igual a la realidad pues hazle una foto, si pintas un cuadro hazlo con tu propia interpretación¨.

Mi padre era un gran pintor realista. Cuando creces escuchando que tu padre lo asumes como realidad, piensas que no hay otra cosa fuera de ahí y se vuelve muy difícil salir de ese molde.

Bettina Costa

Bettina Costa


¿Influyó tu llegada a Suiza en tu trabajo como artista?

En el 2000 vine a Suiza y aquí empecé a pintar esporádicamente. En Basilea hay tanto, se respira arte por todas partes y se te abre el horizonte. Sin embargo, no vine por el arte, sino porque me enamoré. Ahora cuando veo los cuadros de mi padre no me parecen tan perfectos como antes. Veo las cosas diferentes. Me ayudó mucho vivir en Rheinfelden. Viví antes en Laufen, pero allí no había espacio para mí como artista. Rheinfelden da mucho espacio al arte y lo apoya.

Y a pesar de lo que pueda parecer evidente, ¿por qué el tango como tema?

Cuando vivía en Argentina el tango era para mí cosa de viejos. Y luego sabes, los clichés… cuando eres argentina te prenguntan: ¨¿Bailas tango? Pero en realidad a mí lo que me fascina es su lado sensual, la figura, las siluetas del tango. No es cuestión de nostalgia, no sentí nunca nostalgia de Argentina y no creo que pueda volver a vivir allá. Hay una crisis eterna que no se resuelve porque la gente no hace mucho para que se resuelva…

Vi que también has expuesto en España…

Sí, tengo un vecino que es también artista. Su nombre es Roy Hoffer. Tiene algo así como una galería móvil. El año pasado estuvimos en Barcelona en una gran feria internacional, la SWAB. En Madrid estuvimos en un nuevo concepto que viene de Asia, el Room Art Fair. Se alquilan, por ejemplo, dos pisos de un hotel y las habitaciones se convierten en galerías. Es una posibilidad para muchos porque los precios son buenos. Es mucho menos caro que en galerías o grandes exposiciones.

En Barcelona estoy con otro tema. Lo nombré Intervenciones que es con collage. Pensé en abordar el asunto de la emigración, de los refugiados que están en un contexto que no es el suyo. Es cambiar la mirada y ver eso con cierto humor

¿Y qué tienes en mente para después? ¿Algún deseo en particular?

Me propusieron una exposición personal en Rheinfelden para el mes de mayo. Quiero también volver a la pintura con acrílico y sí, por qué no, seguir con el tango. Es una buena excusa el tango para pintar. A lo mejor inconscientemente busco algo que me vincule con mi tierra…

Además fui seleccionada para un concurso en Rheinfelden en noviembre. El proyecto que presenté se titula Vereda del tango, es decir, una superficie donde tienes los típicos pasos, algo que se ve mucho en Buenos Aires. Ya se presentó a la ciudad y están esperando que lo acepten.

Por lo demás, sí que me gustaría aprender tango, ¡pero es tan difícil!

Sitio web: www.art.coaster.ch

 

COMPARTE EN:
Suscripción a Chév
Por una Suiza «inte
Rate This Article: