Tuesday, Nov 19, 2019
HomeSuiza en el reloj hispanoGamper, fundador en Zürich y en Barcelona

Gamper, fundador en Zürich y en Barcelona

gumper

Alguna vez Suiza no fue un destino a donde emigrar, sino una imagen, una referencia más o menos abstracta o sensorial para la mayoría de nosotros. En esa especie de viaje a la inversa, se inscribe el legado futbolístico del atleta y técnico deportivo, Hans Gamper,  uno de los pioneros suizos en vincular su gestión y su vida al mundo hispano

Los que seguimos el fútbol supimos de los encontronazos (con cercana influencia política) entre el Real Club Español y el inmenso Barcelona. El conflicto comenzó a tomar forma en la jornada de Liga y se acrecentó en los dos partidos de la Copa del Rey. Entre los letreros insultantes de una zona del público españolista de la llamada ciudad condal -junto algo festinado como tratar de desprestigiar a Shakira por ser la pareja del brillante y polémico Piqué- estaba uno en el que se acusaba al Fútbol Club Barcelona de ser fundado por extranjeros.
A partir de ahí me interesé en el tema y me he encontrado con la figura –apasionante- del suizo de nombre más largo, pero conocido en España como Joan Gamper. Nacido en 1877, Gamper desarrolló una carrera deportiva y gestora muy intensa desde su primera juventud. Practicó otros deportes con éxito hasta que encontró en el fútbol su pasión esencial. Primero jugó como regular en el Basilea y poco después cambia de ciudad y funda el Futbol Club Zurich, que en muy poco tiempo se convierte en uno de los equipos fundamentales de la nación helvética.

Razones familiares – y al parecer esa especial mezcla de inquietud y pujanza que es natural en pocos seres humanos y se convierte en regalo para los demás- lo llevaron a Barcelona. Ya en 1899 desata una convocatoria pública y enseguida arranca con la creación de ese club de fútbol que cada día siguen más millones en el mundo. Gamper brilló como jugador y sobre todo como aglutinador. Víctima de la censura en la dictadura de Primo de Rivera– concretamente en 1925- también fue perseguida su gloria de fundador después por la de Franco. En virtud de los varios e importantes títulos a los que llevó a aquel Barça de los tiempos de creación y despegue, Gamper fue la primera figura del deporte que dio nombre a una calle en Barcelona. Más tarde sería retirado por el dictador y –ante la presión popular- restablecido en 1947.

También la rigidez política impidió algo natural y legítimo: que el célebre campo de fútbol del Barcelona llevara el nombre del suizo –tan “aplatanado” en CataluñaJoan Gamper. Actualmente la Ciudad Deportiva del Barça lleva el nombre de este pionero del fútbol.

El fundador de dos de los más importantes clubes de Europa terminó con su vida, tras larga depresión, en 1930. Sobrecoge valorar en la distancia que, antes de la crisis económica mundial del 29 que lo dejaría en la ruina, el ánimo y ese precioso ímpetu de Gamper estaban mal heridos por las limitaciones deportivas y cívicas que el gobierno de entonces le impuso.

Hace poco la estrella argentina y absolutamente mundial del fútbol, Lionel Messi, apeló a una estrategia para lanzar un penalti que ha dado la vuelta al planeta. Entre otras especulaciones de diversa índole, se habla de un homenaje al holandés Johan Cruyff, creador del actual y arrollador estilo del Barcelona y en batalla por estos días contra el cáncer.

Esa coincidencia de alarde deportivo y más que probable guiño de gratitud hacia el virtuoso Cruyf -convertido en noticia en 1982 con un penalti lanzado de similar forma- me hizo pensar, una vez más en estos días, en Gamper. Y también en esa vocación de continuidad y límpido homenaje sin la que perderían buena parte de su encanto y permanencia algo tan masivo ahora como el fútbol. Gracias al suizo Gamper, Barcelona y Zürich están más cerca.

COMPARTE EN:
Agradecimiento suscr
Laura Fernández : m
Rate This Article: